Sorbete de fresa

Hay pocas cosas tan ricas como una buena fresa de las zonas altas de nuestro país. A veces llegamos un poquito tarde a la feria y ya las están comenzando a vender más baratas. A veces andamos paseando por el Poás y nos aparece un puesto con fresas deliciosas a muy buen precio. Siempre terminamos con un montón en la casa, y a veces hasta se nos ponen malas. Te comparto esta receta muy sencilla, nutritiva y llena de sabor, para que tengás esas fresas disponibles y a la mano cuando se te antoje un dulcito o querás una merienda deliciosa y llena de vitaminas. 

1 kilo de fresas frescas, lavadas y sin corona
1 taza de Zukra bajo en calorías
El jugo de 2 limones mesinos grandes
Colocamos el azúcar y el jugo de limón en el procesador de alimentos, y pulsamos hasta que se combine. Agregamos las fresas y procesamos hasta obtener una crema homogénea. Colocamos la mezcla en un recipiente resistente al frío y congelamos durante dos horas. Pasado ese tiempo, retiramos del congelador y raspamos el sorbete con un tenedor para quebrar los cristales de hielo. Repetimos este proceso dos veces más durante las próximas 4 horas, para obtener una textura más sedosa. Si tenés máquina de hacer helado, podés utilizarla según las instrucciones de la caja.

Este sorbete es delicioso: lo podés servir con crema fresca, utilizarlo de base para un batido o para preparar granizados.

Pollito con papas

Lo que me gusta llamar el pilar de la cocina costarricense. Un platillo delicioso, sencillo pero magnífico, que podemos servir solo o como acompañamiento, como

Ver receta
Scroll to Top

Ensalada rusa

HECHO CON ZUKRA ORGÁNICO
ingredientes

2 remolachas grandes hervidas, peladas y picadas en cubos

1 kilo de papas amarillas medianas hervidas, peladas y picadas en cubos

1 zanahoria grande pelada y picada en cubos

4 huevos hervidos por 8 minutos, pelados y picados en cuadritos

preparación

La ciencia de la ensalada rusa está en la cocción de los ingredientes principales: que la remolacha quede al dente, que la papa esté cremosa pero no sobre cocinada, que el huevo no tenga la yema azulada. En casa ponemos las remolachas a cocinar con los frijoles en la olla de cocimiento lento, durante la segunda parte de la cocción. La remolacha le da un sabor exquisito al caldo de los frijoles y aprovechamos la electricidad para cocinar dos productos a la vez.

Cuando tenemos la remolacha, la papa, el huevo y la zanahoria listos y fríos, preparamos el aderezo mezclando todos los ingredientes y mezclamos todo en un tazón grande. La ensalada rusa se mantiene en buen estado hasta por dos días, y si te gusta tener un elemento crocante dentro del bocado, podés agregar manzana o apio crudo a la hora de mezclar todo.