Crema de ayote con sándwiches de queso y aguacate

Pues sí. Cuando nos dicen “ayote” probablemente pensamos en crema. Y la verdad es que la crema de ayote es deliciosa. Pero esta, en la que mezclamos ayote y tomate para acompañar unos sándwiches de queso, es insuperable. ¡Te invitamos a probarla!

Ingredientes de la crema (para dos porciones):

2 tazas de puré de ayote asado 2 tomates pelados y sin semillas* 2 dientes de ajo pelados

2 ramas de tomillo
1 taza de agua
1 cucharada de aceite de oliva (o girasol) 1⁄2 cucharada de Zukra
Sal y pimienta al gusto
2 huevos frescos
Para los sándwiches
4 rebanadas de pan cuadrado
1 aguacate maduro
4 rebanadas de queso para derretir
1 cucharada de mantequilla
1 pizca de sal

¿Cómo la preparamos? Primero, vamos a pelar los tomates, pasándolos por agua hirviendo durante un par de minutos, para que se reviente la cáscara y sea más fácil de arrancar. Luego de pelarlos, los cortamos a la mitad y les quitamos todas las semillas (así evitamos que la crema quede amarga). Vamos a sofreír los ajos, el tomillo y el tomate con una cucharada de aceite, hasta que se suelten los olores, por un par de minutos y retiramos el tomillo. A continuación, procesamos los tomates y los ajos con el ayote y la taza de agua en la licuadora, y luego devolvemos la mezcla a la olla. Vamos a agregar el azúcar (para eliminar la acidez del tomate) y a cocinar a fuego bajo hasta que alcance el hervor, y sazonamos con sal y pimienta al gusto.

Mientras terminamos de preparar la crema, podemos ir preparando los sándwiches. Untamos las dos tapas de todos los panes con un poquito de mantequilla y comenzamos a dorar las tostadas por ambos lados en una sartén caliente, con cuidado de no quemar el pan. Cuando ya lo tenemos todo bien tostadito, armamos los sándwiches con puré de aguacate y un par de rebanadas de queso. Vamos a envolver cada sándwich en papel aluminio y los cocinamos en la sartén a fuego bajo, por ambos lados, para que se derritan. Para hacer un sándwich “prensado”, podemos colocar un sartén de hierro pesado sobre los sándwiches mientras se cocinan, esto nos ayuda a que el pan quede más tostado y el sándwich más compacto.

Para pochar los huevos, podemos reventarlos directamente en la crema, o si lo prefieres, podés hervir 3 tazas de agua en una olla pequeña y agregarle un chorrito de vinagre blanco. Una vez que el agua está hirviendo, agregas los huevos uno a uno y los dejas cocinar durante 3 o 4 minutos, y luego los retiras del agua con una espumadera y los colocas directamente en el plato de la crema. Te prometemos que esta cremita te va a cambiar la vida <3

Pupusas de la milpa

“La milpa” es el sistema de producción por excelencia de nuestra región. Tres productos que se siembran juntos para aprovechar el espacio y proteger el

Ver receta

Café Shakerato

Ingredientes: 4 ó 5 cubitos de hielo Cucharada o cucharada y media de Zukra Un café expreso doble y caliente Instrucciones: 1, Meter en la

Ver receta
Scroll to Top

Ensalada rusa

HECHO CON ZUKRA ORGÁNICO
ingredientes

2 remolachas grandes hervidas, peladas y picadas en cubos

1 kilo de papas amarillas medianas hervidas, peladas y picadas en cubos

1 zanahoria grande pelada y picada en cubos

4 huevos hervidos por 8 minutos, pelados y picados en cuadritos

preparación

La ciencia de la ensalada rusa está en la cocción de los ingredientes principales: que la remolacha quede al dente, que la papa esté cremosa pero no sobre cocinada, que el huevo no tenga la yema azulada. En casa ponemos las remolachas a cocinar con los frijoles en la olla de cocimiento lento, durante la segunda parte de la cocción. La remolacha le da un sabor exquisito al caldo de los frijoles y aprovechamos la electricidad para cocinar dos productos a la vez.

Cuando tenemos la remolacha, la papa, el huevo y la zanahoria listos y fríos, preparamos el aderezo mezclando todos los ingredientes y mezclamos todo en un tazón grande. La ensalada rusa se mantiene en buen estado hasta por dos días, y si te gusta tener un elemento crocante dentro del bocado, podés agregar manzana o apio crudo a la hora de mezclar todo.