Antipasto surtido

Dificultad: baja           Tiempo de preparación: 30 minutos             Rinde: 4 porciones

INGREDIENTES:

1 berenjena grande
1 zapallo grande cortado en rodajas no muy delgadas
2 chiles dulces grandes
1 taza de cebollas moradas encurtidas (podes visitar nuestro archivo de recetas para descubrir cómo prepararlas y mantenerlas siempre a la mano)
1 lata de espárragos verdes (también podés comprar espárragos frescos en la feria, a veces se consiguen bien baratos)
1 frasco de tus aceitunas favoritas
1 lechuga romana deshojada, lavada y seca
200 gramos de salami
150 gramos de tu queso favorito cortado en tajaditas delgadas
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de jugo de limón
1 cucharadita de vinagre de vino tinto
1 cucharadita de Zukra
1 diente de ajo pequeño finamente picado
Sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN:

Vamos a quemar los chiles dulces y la berenjena directamente en el fuego de la cocina de gas. La berenjena hasta que suavice y la cáscara esté completamente carbonizada, los chiles hasta que la cáscara carbonice. Si no tenés cocina de gas, podés colocar las tres cosas en una bandeja de hornear, frotarlas con un poquito de aceite de oliva y cocinarlas en el horno a 350°F durante 25 minutos, hasta que suavicen. La idea de este proceso es que el exceso de calor le dará al vegetal un saborcito ahumado, y la cáscara será más fácil de retirar. Una vez que estén cocinados los vegetales, los podés colocar aún calientes en un recipiente de plástico con tapa, para que “suden” un poquito y sea más sencillo remover las cáscaras. Los dejás reposar durante unos 10 minutos, y luego de pelarlos y quitarles las semillas, los reservás para montar en el platón.

A continuación, salteamos las rodajas de zapallo con aceite de oliva, sal y pimienta.
Para preparar el aderezo, vamos a batir o llevar al procesador las 3 cucharadas de aceite de oliva, el jugo de limón, el vinagre, el ajo, la Zukra y salpimentamos al gusto. Trasferimos este aderezo a un tazón grande y colocamos las hojas de lechuga, el chile dulce, la berenjena y el zapallo, y aliñamos con las manos para que todo quede bien aderezado. Transferimos esta “ensalada a un platón grande, y colocamos en el orden deseado el resto de los ingredientes.

Se puede servir con tostadas o palitos de pan (grissini).
Scroll to Top

Ensalada rusa

HECHO CON ZUKRA ORGÁNICO
ingredientes

2 remolachas grandes hervidas, peladas y picadas en cubos

1 kilo de papas amarillas medianas hervidas, peladas y picadas en cubos

1 zanahoria grande pelada y picada en cubos

4 huevos hervidos por 8 minutos, pelados y picados en cuadritos

preparación

La ciencia de la ensalada rusa está en la cocción de los ingredientes principales: que la remolacha quede al dente, que la papa esté cremosa pero no sobre cocinada, que el huevo no tenga la yema azulada. En casa ponemos las remolachas a cocinar con los frijoles en la olla de cocimiento lento, durante la segunda parte de la cocción. La remolacha le da un sabor exquisito al caldo de los frijoles y aprovechamos la electricidad para cocinar dos productos a la vez.

Cuando tenemos la remolacha, la papa, el huevo y la zanahoria listos y fríos, preparamos el aderezo mezclando todos los ingredientes y mezclamos todo en un tazón grande. La ensalada rusa se mantiene en buen estado hasta por dos días, y si te gusta tener un elemento crocante dentro del bocado, podés agregar manzana o apio crudo a la hora de mezclar todo.