Sostenible

¿Sabías que en los días de celebraciones especiales aumenta el desperdicio en restaurantes y casas? A todos nos gusta comer rico, y cuando estamos en modo celebración queremos una mesa llena; ya que culturalmente la abundancia y la celebración van de la mano. Pero a veces, es bueno detenerse a pensar un poco en el impacto que nuestras decisiones de consumo tienen en el entorno. Por eso queremos aprovechar este mes que celebramos a los papás, para conversar sobre otro tema que también es importante: el 18 de junio es el Día de la Gastronomía Sostenible. 

Cuando hablamos de sostenibilidad no nos referimos solamente al desperdicio, en días de celebración también hay un aumento en el consumo de ciertos productos que son de preferencia para casi todo el mundo, suben las ventas de mariscos, carnes rojas y productos importados en la mayoría de los supermercados. Nuestra intención con este blog, no es hacerte sentir culpable por comerte una pasta con camarones en el almuerzo del día del padre ni nada por el estilo, solo queremos aprovechar la coyuntura especial para conversar sobre acercamientos más sostenibles a la alimentación, que podemos incorporar en nuestra vida cotidiana. 

Hay muchas variables que entran en juego en relación con la sostenibilidad: la huella de carbono de los productos que consumimos, la contaminación que generan, la cantidad de agua que se necesita para producirlos, y también el manejo que damos a los residuos que se generan al cocinar y comer. Te queremos compartir una lista de consejos útiles para que vayás implementando estrategias de sostenibilidad en la cocina de tu casa, mientras comés rico, variado y pensando en tu salud. 

  1. Cuando consumás mariscos y pescado, tené en cuenta las “vedas”: existen momentos del año en el que un producto particular, entra en veda para proteger sus crías, y así garantizar que no estamos sobre explotando los recursos marinos. 
  2. Consumí productos locales. Visitá las ferias del agricultor de tu comunidad, estas te permiten acceder a productos frescos y deliciosos, además de ayudarte a entablar relaciones de confianza con familias productoras de nuestro país. En la feria se consigue de todo: aguacates deliciosos, hongos frescos, espárragos a un precio mucho más bajo que el del supermercado, frutas de temporada, carnes, huevos de pastoreo, mariscos, café de distintas regiones, productos lácteos nacionales, granos, etc… es una excelente oportunidad que además te permitirá ahorrar. 
  3. Averiguá si tu municipalidad tiene programas de compostaje y reciclaje. Muchas comunidades cuentan con programas en los que la muni te da la compostera para manejar los residuos orgánicos, y además recoge desechos reciclables una o varias veces al mes. Averiguá si en tu zona existen esos servicios, y si no los hay, aprovechá para acercarte a tus vecinos y organizar una petición colectiva para que sean implementados. El manejo de residuos de nuestro país, especialmente en las zonas urbanas está entrando en crisis, y con un manejo responsable podemos ayudar a disminuir el impacto que la basura está teniendo sobre nuestras zonas.
  4. No tirés el aceite de cocina usado ni el café por el desagüe. Ambos productos dificultan los procesos de tratamientos de aguas residuales, y aún en pequeñas cantidades contaminan un montón. 
  5. Llevá tus propias bolsas reutilizables cuando visités ferias y mercados: recordá que el plástico de un solo uso saldrá de circulación en nuestro país en agosto de este año, cuando entre en vigencia la ley para combatir la contaminación por plástico. 
  6. Reutilizá en la cocina. Los sobros de ayer se pueden convertir en el almuerzo de hoy. Con un poquito de creatividad y una visita a nuestra web, te podés inspirar para no desperdiciar aquellos bocaditos que se van acumulando en la refri: arroces fritos, sopas, cremas, picadillos, tacos, gallos… son muchas las formas en las que podés reutilizar la comida que te va sobrando durante la semana.
  7. Disfrutá cocinando en casa. Cocinar y comer en casa no solo te va a ayudar a mejorar tus hábitos de alimentación, sino también crear una comunidad más limpia a través del manejo adecuado de los residuos. 

¿Qué otras acciones has ido implementando para comer y cocinar de manera más sostenible? Contanos en los comentarios. 

Compartí el sabor

Scroll to Top

Ensalada rusa

HECHO CON ZUKRA ORGÁNICO
ingredientes

2 remolachas grandes hervidas, peladas y picadas en cubos

1 kilo de papas amarillas medianas hervidas, peladas y picadas en cubos

1 zanahoria grande pelada y picada en cubos

4 huevos hervidos por 8 minutos, pelados y picados en cuadritos

preparación

La ciencia de la ensalada rusa está en la cocción de los ingredientes principales: que la remolacha quede al dente, que la papa esté cremosa pero no sobre cocinada, que el huevo no tenga la yema azulada. En casa ponemos las remolachas a cocinar con los frijoles en la olla de cocimiento lento, durante la segunda parte de la cocción. La remolacha le da un sabor exquisito al caldo de los frijoles y aprovechamos la electricidad para cocinar dos productos a la vez.

Cuando tenemos la remolacha, la papa, el huevo y la zanahoria listos y fríos, preparamos el aderezo mezclando todos los ingredientes y mezclamos todo en un tazón grande. La ensalada rusa se mantiene en buen estado hasta por dos días, y si te gusta tener un elemento crocante dentro del bocado, podés agregar manzana o apio crudo a la hora de mezclar todo.