Silvia Hidalgo nos cuenta, ¿Cómo definir metas viables y rentables para tu negocio?

Terminando el año es un buen momento para analizar lo que logramos con nuestros negocios en 2021 y diseñar qué queremos trabajar en 2022.

Tengás 1 o 15 años emprendiendo, siempre es valioso que te tomés una pausa para dar dirección estratégica a tus esfuerzos del año siguiente, y todo inicia usualmente con definir metas.

Pero ¿por qué muchos definimos metas y no logramos cumplirlas? 

En mi experiencia, porque definimos metas sin un plan real para alcanzarlas y porque no nos tomamos el tiempo para analizar siquiera si nuestras metas son viables y/o rentables. En este artículo te dejo algunos ejercicios simples que te pueden dar una perspectiva más completa de cómo las metas que te planteás afectan (esperamos positivamente) tu negocio.

Lo primero es comprender la diferencia entre metas y objetivos, y dejar de utilizar ambos términos de manera indistinta. Las metas son los resultados que querés lograr en el año y te permiten dar dirección a tus esfuerzos. Mientras que los objetivos son los pasos que necesitás cumplir para alcanzar esa meta. 

Con la idea de comprender esto de una manera más simple aún, podríamos decir que las metas son más grandes que los objetivos.

Siempre me preguntan cuántas metas son recomendables, y lo cierto es que no hay número mágico porque hay metas que requieren un año de arduo trabajo, mientras que otras podrían cumplirse en un mes, así que depende de qué tan grandes y ambiciosas sean tus metas. A pesar de esto, me atrevo a decir que 3 a 5 metas anuales sería ideal.

Cuando definís metas, es muy importante comprender que no deberías enlistar todas las cosas que quisieras lograr en un año en todas las áreas del negocio, sino más bien, tratar de condensar en pocas metas únicamente los resultados más importantes que quisieras alcanzar, esos que te van a hacer sentir increíblemente orgulloso a final de año.

Cuando tenemos la capacidad de elegir pocas metas, es mucho más fácil enfocar nuestro trabajo durante el año. Esas metas se convierten entonces en tus prioridades anuales.

¿Cómo visualizar si tus metas son viables? 

Un ejercicio simple que te permite evaluar si tus metas son viables, es definir los objetivos correspondientes para cada meta, esto es, proceder a detallar todo lo que vos y/o tu equipo necesitan trabajar para que esa meta se logre.

Una vez que tenés una lista de metas con sus correspondientes objetivos, te recomiendo distribuir los objetivos entre los 12 meses del año (o entre la cantidad de meses de trabajo activo, en caso de que tu negocio no esté operando todo el año). Visualizar la distribución de los objetivos por mes, te permite comprender si tus metas son realizables.

Podés ajustar la cantidad de metas hasta que terminés con una distribución que se sienta realizable y fluida para tu año.

Y ahora, ¿Cómo comprender si tus metas son rentables?

Para comprender si tus metas son rentables es una buena idea proyectar un flujo simple de ingresos y gastos anuales, en el cual podás reflejar cómo las metas que te planteaste van a afectar (positiva o negativamente) tu flujo. 

¿Las metas que te planteás te van a permitir aumentar ingresos o mantenerlos? ¿Van a generar un incremento de gastos? ¿Conllevan un desembolso importante para una inversión?

No hay respuesta correcta, pero sin duda es valioso visualizar cómo las metas que te planteás pueden afectar tu rentabilidad, y si esa afectación está de acuerdo con lo que querés para tu negocio.

Si sos un emprendedor que nunca se ha detenido a realizar un proceso de planeamiento estratégico, te lo recomiendo fuertemente, porque no solo le da foco a tu trabajo, sino le da intención a cada tarea que realizás en tu negocio. 

Algo tan simple como definir metas y visualizar cómo afectan tu tiempo y dinero, puede ayudarte a enfocar tu año para lograr los resultados que querés.

Compartí el sabor

Scroll to Top