¿Cómo saber hasta dónde es viable crecer con tu negocio? con Silvia Hidalgo

¿Te pasa que a veces sentís que por más que te esforzás tu negocio no crece? En este artículo voy a darte algunas guías para identificar si tu negocio ha llegado a un tope, así como ideas si todavía tiene espacio para crecer.

Generalmente, la mayoría de negocios sanos tienen oportunidad de aumentar ingresos si hay un buen nivel de demanda en el mercado, esto es, si se sabe que hay personas ahí afuera que están necesitando los productos o servicios que la empresa ofrece.

Probablemente podrías crecer si:

  • Trabajás en una propuesta de valor diferenciada a la competencia.
  • Trabajás en promocionar y vender mejor tus servicios/ productos.
  • Optimizás procesos para poder vender más rápido o atender a más personas a la vez.

Si tenés trabajo pendiente en alguno de estos puntos, es hora de ponerse manos a la obra, porque tu negocio tiene aún espacio para crecer.

Si por otro lado, sentís que ya has trabajado en los 3 puntos mencionados, o que no hay mucho más que trabajar… ¿Qué más podés hacer para crecer?

¡Podrías optar por crear nuevas fuentes de ingreso!

Talvez tu negocio tiene pocas fuentes de ingreso, esto es, pocos productos o servicios (o bien productos o servicios considerablemente similares entre sí). Revisando las capacidades de tu negocio, los recursos disponibles y las necesidades de tus clientes, podrías tener algunas ideas de nuevas fuentes de ingreso.

Podrías lanzar algún servicio complementario a los productos que ofrecés, o por el contrario, algún producto que complemente tus servicios. Hay muchas opciones y la creatividad es el límite.

Una nueva fuente de ingreso, puede ayudarte en 2 vías:

  • Puede aumentar las compras de tus clientes actuales, que ahora tienen más opciones.
  • Puede aumentar la cantidad de nuevos clientes que atraés a tu negocio con nuevas ofertas.

¿Ya has intentado esto y querés otra idea? Hablemos de crecer versus escalar.

Usualmente uso la analogía de una planta: podemos tener una planta que cuidamos para que crezca de forma oportuna (crecer), o bien, si tengo los recursos y la demanda adecuada, puedo reproducir esta planta y hacer crecer varias plantas a la vez (escalar). 

Escalar en este caso tiene que ver con replicar fuentes de ingresos sanas que tenemos en nuestro negocio y ofrecerlas a otro perfil de clientes o en un mercado distinto. Por ejemplo, podrías escalar tu negocio hacia otros países o regiones (vos solo o a través de alianzas, fusiones, franquicias, licencias, etc). También podrías replicar tus mejores productos o servicios para un nuevo perfil de clientes que no habías explorado: talvez vendés a gente joven y podrías explorar vender a clientes maduros.

Si aún considerando todo lo anterior, sentís que no hay manera de que tu negocio siga creciendo, probablemente sí ha llegado a un tope.

Si es un negocio sano, podés seguir trabajando en realizar innovaciones cada cierto tiempo para que se mantenga vigente y tus ventas sigan estables con el tiempo. 

Por otro lado, si es un negocio que no ha estado sano por un buen tiempo, podés considerar cerrarlo antes de seguir invirtiendo tiempo y dinero en él.

Aquí algunos síntomas que nos dicen que podríamos dejar ir un negocio:

  • No está saludable a nivel financiero y no lo ha estado por mucho tiempo.
  • Tienen baja rentabilidad y/o no te aporta verdaderos beneficios.
  • Demanda muchísima inversión de tiempo y/o dinero y los beneficios son escasos.

Espero que con estas guías tengás ya en mente nuevas ideas de crecimiento que podás incluir en tu plan para 2022.

Compartí el sabor

Scroll to Top